Mecánica

El futuro de los vehículos eléctricos: los motores de flujo axial

17 de octubre de 2022
Por: Cristopher de los Rios y Ana Gabriela Oquendo

Los motores eléctricos prometen, literalmente, revolucionar la industria automotriz. Este tipo de corazón está caracterizado por su fácil implementación y sus numerosas ventajas.

El funcionamiento básico de un motor eléctrico no ha cambiado demasiado en las últimas décadas. Sin embargo, ahora estamos frente a una nueva tecnología que ya se está empezando a implementar en vehículos exclusivos y que, tarde o temprano, se posicionará en la mayoría de modelos. Estos son los motores eléctricos de flujo axial. Antes de saber cómo funcionan estos, es necesario conocer el funcionamiento básico de un motor. 

¿Cómo actúa un propulsor eléctrico radial convencional?

Este funciona cada vez que se pisa el acelerador del vehículo. Cuando esto sucede, se envían cientos de amperios de corriente eléctrica hacia la bobina de cobre que forma parte del estator -un componente que permite la conversión electromecánica de la potencia-. Al energizarse, surgen los electroimanes con fuerzas de atracción y repulsión. El campo magnético creado incide de manera radial sobre el rotor y hace que este gire. Es así que se genera la fuerza o el torque necesario para que las ruedas del vehículo giren.

¿Cómo funciona un motor axial?

A diferencia de los motores eléctricos radiales, el rotor y estator de los propulsores axiales son como dos platos. Uno está ubicado junto al otro y se unen mediante un eje central. Allí, el campo electromagnético generado por el plato estator incide en dirección del eje. Esto permite que el plato rotor gire. De esta forma, se distribuye mejor el campo magnético en toda la superficie transversal y se logra generar un mayor torque. Es decir, se logra mayor eficiencia del propulsor.

¿Cuáles son las ventajas de un corazón de flujo axial?

Los motores de flujo axial son más pequeños que los radiales convencionales. Aún así, son más potentes al acelerar. De hecho, su menor tamaño permite a los fabricantes de vehículos distribuir la potencia motor hacia cada rueda y equilibrar mejor el peso en el vehículo. 

Esta nueva tecnología también se usa en aviones. Actualmente, existen compañías que conocen las ventajas de este sistema de motorización y tienen divisiones dedicadas a la aviación eléctrica. Un ejemplo es YASA Limited, compañía responsable de la propulsión del medio de transporte eléctrico más rápido del mundo: el avión de Rolls-Royce ‘Spirit of Innovation’. Este equipa tres motores de flujo axial que le permiten llegar a los 612 km/h.